Cuando la madurez es un grado (también alcohólico)

Cuando la madurez es un grado (también alcohólico)

Loreto . Publicado en El Mundo Del Vino, No sin mi vino... 965 Views

Odio mi supuesta madurez. Odio mi estupenda crianza. ¿Quién fue el idiota que dijo lo de “como el buen vino, mejoras con los años”? Porque va a ser que no es del todo cierto. A mí me lo explicaron con un símil algo machista pero muy ilustrativo y que al final viene al caso.

El buen vino mejora en los primeros años. Como la moza veinteañera, es exuberante y potente y, sinceramente, algo facilón. (Que me maten ahora todas las jovencitas estrechas por tamaña generalización). Luego llega a un punto en el que se mantiene estable durante mucho tiempo, en su momento óptimo. Es como la treintañera que se sabe en lo mejor de la vida. Tiene algo más de misterio, ha crecido por dentro, y por fuera mantiene lozanía y fuerza.

Tras el punto álgido, comienza la curva descendente. Es importante aquí tanto la calidad de la materia prima como de la conservación. Pues eso, que si eres cuarentañera (lo de cuarentona me espeluzna), tienes buena genética y te has cuidado siempre, llegarás mucho más tarde a la temible caída. ¿O estábamos hablando de vino?

Yo ya no sé si aplicarme un corrector de acidez, que me refresquen con mosto joven o si simplemente será suficiente un cambio de etiqueta. Traducido: ponerme en manos de un buen cirujano, forrarme a antioxidantes o seguir las últimas tendencias del street-style fashion…

Barajando opciones, sí sé qué es lo más rápido y seguro que más placentero: el resveratrol ingerido. Es el mayor antioxidante natural y está presente en la uva (¡albricias!) Cierto es que las concentraciones efectivas son tan altas que hay que tomarlo en cápsulas, pero yo prefiero la corriente naturópata, que es contraria a la ingesta de comprimidos. A mí que me lo den en forma líquida y brillante.

paco-garcia-crianza-blog-tomevinos

Y puesto que me siento muy identificada con el tema, elijo un vino con buena crianza, en su punto álgido de consumo y que deja adivinar todo lo que ha sido antes y mucho de lo que le queda aún por demostrar… Paco García Crianza 2011 es mi elección. Un Rioja nada clásico, goloso y rotundo a la vez. Su mejor añada hasta el momento, fruto de una uva de inmensa calidad y de un saber hacer en campo y bodega admirable. Y con un maravilloso y largo futuro por delante. Casi tanto como yo. ¿Brindamos?

Tags:

Sobre TomeVinos

Nuestro deseo es que la experiencia de comprar y regalar vino sea toda una delicia. Y todo un reto, con novedades continuas en todas nuestras tiendas de vinos. Nuestra apuesta es por los vinos de calidad, tanto de nombre reconocido como de bodegas pequeñas que tienen mucho que contar. Nuestro empeño es ofrecer un gran producto, con un gran servicio y a buen precio. Pídanos ayuda, nos encanta acertar.

Nuestras Fotos