En Punto

En Punto

Loreto . Publicado en No sin mi vino... 605 Views

Los relojes me fascinan. Desde bien pequeña. Pero más que las maquinarias precisas que llevamos en la muñeca, el reloj interior que cada uno lleva ajustado de fábrica. Yo, que suelo ser caribeña en mi organización interna, en cambio tengo una maquinaria suiza en este aspecto.Salvo quizás en la la clase de pretecnología cuando era una cría, en la que el tiempo se estiraba sin remedio y perdía yo la noción de los minutos. Por lo demás, mi sistema biológico es tremendamente consciente del paso de las horas.
Con la edad y la sabiduría que da la experiencia, además he conseguido perfeccionar la alarma interior que me avisa de cuándo comer, despertar, dormir o incluso beber. Esto último quizás lo debería matizar. No es tanto el medir cada cuánto he de llevarme una copita de vino al gaznate, no llego tan lejos. Sino conocer con cierta exactitud si ya es la hora en la que apetece y está socialmente bien visto servirse una dosis de taninos. Antioxidante natural, recordemos.Para un sajón, esta hora estaría en torno a las cinco o seis de la tarde. En España, la hora se acerca más bien a las ocho de la tarde. No falla. Día tras día, un despertador mágico de mi conciencia me avisa para que tome la decisión de si hoy será un gran día… u otro día más.
Pero es que los americanos, que son pioneros en nombrar fenómenos mundiales, ya han denominado lo que yo pensaba que era una habilidad muy mía. Bienvenidos a la “wine o’ clock” (“vino en punto” en castellano). Es la hora en la que gran parte de la población adulta mundial llega a casa de trabajar, se pone cómodo y se relaja con una copa de vino que se lleve parte del stress del día. Lo curioso es que además de las consabidas ventajas que vienen aparejadas por la ingesta de buenos caldos, las páginas web han detectado un aumento considerable de las ventas en esa franja horaria que va desde esa copita hasta la hora de irse a la cama. Vamos, que la tecla de comprar asiste a toda una euforia una vez llegada esa hora. Cómo no va a subir el PIB de los países con comercio online fuerte…

Españoles, hagámoslo por la patria. Relajemos el cuerpo serrano ibérico siguiendo patrones importados y dejemos que el país (y nuestra alegría) se recuperen con nuestro apoyo a las bodegas y sus buenos productos.

¿Tienes hora? Algo me dice que va siendo el momento de ponerse una copa…

Sobre TomeVinos

Nuestro deseo es que la experiencia de comprar y regalar vino sea toda una delicia. Y todo un reto, con novedades continuas en todas nuestras tiendas de vinos. Nuestra apuesta es por los vinos de calidad, tanto de nombre reconocido como de bodegas pequeñas que tienen mucho que contar. Nuestro empeño es ofrecer un gran producto, con un gran servicio y a buen precio. Pídanos ayuda, nos encanta acertar.

Nuestras Fotos