Summer Festival

Summer Festival

Loreto . Publicado en No sin mi vino... 749 Views Sin comentarios

Soy festivalera a tope. Aunque nunca he estado en uno. Pero a mí un concierto al aire libre, de música modernilla, público más o menos alternativo, y que, sobre todo, tiene su propio dress code me parece la caña.

Recuerdo la primera vez que leí en una revista femenina lo del “outfit para festivales”. No se puede ir de cualquier forma, no. El look Coachella tiene su aquel. Shorts mínimos, botas bajas y camiseta enseñando piel. Lo más importante: sombrero que tape la cara de rebelde que define al asistente o cintita de flores ridícula fuera de este entorno tan particular. Lo que viene siendo hippie-grunge-chic.

Pues eso, yo leyendo mi revista y pensando “esta publicación es para las de mi edad y aquí sólo salen ejemplos de chiquillas para las que los hippies son parte de la prehistoria, qué tontuna”. Pero luego en cambio los festivales tienen puntos muy a su favor. Los conciertos se suceden sin pausa, suelen ser en verano, la sensación es de libertad total y de pertenencia a un grupo guay y además el alcohol forma parte de la celebración.

Conociéndome, ya veis por dónde le veo yo la gracia.

Si estás en una campiña rodeada de congéneres meciéndose al son de buena música mientras enseñas tu último modelito y te desgallitas con una copita en la mano… Pocas cosas se me ocurren que quiten más el stress.

Con mi suerte, fijo que en mi primer festival la peña se viste de lagarterana, tipo moda étnica-retro. La música se vuelve electrónica con lo que a mí me gusta que tengan letra. Deja de estar de moda bailar y lo cool es sentarse a meditar en silencio mientras escuchas. Ya si encima me da por pedir un vinito en vez de un copazo, me echan a los lobos…

Por eso no me atrevo a ir. Para no reventar mis altas expectativas. Prefiero seguir con mi sueño del Summer Festival (en mayúsculas) y contentarme con ver los carteles cada año de grupos con nombres imposibles .

Ahora bien, también he de reconocer que hay un Festival muy terrenal que me ha hecho tremendamente feliz y que no sólo no me ha decepcionado sino que supera mis expectativas, ocasión tras ocasión.

Se trata del Festival de Alvear. Un oasis de originalidad en un mundo muy tradicional.

festival-alvear-tomevinos

Es un Pale Sweet capaz de resucitar el espíritu de Glastonbury o lo que se le ponga por delante. Se trata de un jerez dulce moderno y actual. Algo único porque ni es un jerez al uso ni es un vino dulce. En nariz te asalta el aroma típico de fino pero en boca sientes una explosión de manzana con el punto justo de dulzor para no empalagar y dejarte pidiendo más. El final más feliz para una jornada estival. (Ojo, desde el punto de vista vínico. No entro en otros puntos de vista…)

Si tienes que elegir entre Kate Moss y su careto o el cargamento de Festival de la Loreto…¿con cuál te quedas?

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.

Sobre TomeVinos

Nuestro deseo es que la experiencia de comprar y regalar vino sea toda una delicia. Y todo un reto, con novedades continuas en todas nuestras tiendas de vinos. Nuestra apuesta es por los vinos de calidad, tanto de nombre reconocido como de bodegas pequeñas que tienen mucho que contar. Nuestro empeño es ofrecer un gran producto, con un gran servicio y a buen precio. Pídanos ayuda, nos encanta acertar.

Nuestras Fotos